La adolescencia es una etapa difícil, complicada para algunos padres. El trabajo con ellos es arduo y gracias a la dirección de Dios lo que se busca en ellos es que a pesar de las situaciones que puedan atravesar hacerles saber que no están solos.

El abordar temas para su edad es lo que se busca por parte de la enseñanza de los maestros y Lideres. Con la ayuda de Dios bajo la dirección del Espíritu Santo se les inculca amor y respeto a sus padres y semejantes.