¡Parate a abrir la puerta!

yo-estoy-a-la-puertaUn hombre había pintado un lindo cuadro. El día de la presentación al público, asistieron las autoridades locales, fotógrafos, periodistas, y mucha gente, pues se trataba de un famoso pintor, reconocido artista.  Llegado el momento, se tiró el paño que velaba el cuadro. Hubo un caluroso aplauso.

Era una impresionante figura de Jesús tocando suavemente la puerta de una casa. Jesús parecía vivo. Con el oído junto a la puerta, parecía querer oír si adentro de la casa alguien le respondía.

Todos admiraban aquella preciosa obra de arte. Un observador muy curioso, encontró una falla en el cuadro. La puerta no tenía cerradura. Y fue a preguntar al artista: “¡Su puerta no tiene cerradura! ¿Cómo se hace para abrirla?” El pintor tomo su Biblia, buscó un versículo y le pidió al observador que lo leyera:

Apocalipsis 3:20

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

“Así es”, respondió el pintor. “Esta es la puerta del corazón del hombre.” “Solo se abre por dentro.”

Linda reflexión porque aún hay quien se ha resistido a abrir la puerta y los motivos pueden ser variados pero el versículo claramente dice “SI ALGUNO OYE MI VOZ”. En una casa no siempre vive una sola persona hay familia, hijos esposa.

Muchas veces dentro del hogar estamos tan ocupados, distraídos, acostados, dormidos etc., ¿no les ha pasado que alguien toca a la puerta y nadie quiere abrir? Normalmente, si hay más de una persona en casa esperamos que alguien tome la iniciativa de abrir la puerta menos nosotros, pero ¿Qué pasa si demoramos mucho tiempo en abrir la puerta a pesar de la insistencia? Sucede que cuando alguien se decide abrir ya no hay nadie.

Lo interesante es que cuando alguno de nosotros decide abrir la puerta los beneficiados seremos todos los de adentro, recordemos que una de las promesas de Dios es “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa (Hch 16:31).

Para pesar:

Es bien cierto que la salvación es personal, pero por uno se empieza ¿Qué distractores hay que no me han permitido abrir la puerta? ¿estoy dispuesto a tomar la iniciativa? Parate a abrir la puerta antes de que se vaya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *